Debe ser genético, pero tengo la manía de leer lo que dice en los envases. También supongo que tiene mucho que ver con mi fascinación por la publicidad y su lenguaje.
Mientras me duchaba en casa de unos familiares me quedé absorto leyendo la etiqueta de este gel de baño:

 

 

No quiero parecer grosero ni marciano pero: ¿se han pensado los señores y señoras de Natural Honey que el público es tonto?. Cómo se puede llegar a poner en una etiqueta que algo sea estimulante en la ducha y relajante en el baño… ¿?

¿Es capaz este gel de detectar el entorno en el que me aseo y activar unos componentes u otros en base a eso? Un poco más abajo, la etiqueta nos aclara que esos componentes son la teína (que es estimulante) y los taninos (relajantes). Ya me quedo más tranquilo.

Para rematar la faena no puede faltar una de esas palabras clave que a todo el mundo le suena bien: aromaterapéutica.

Arrrghh.